"Diferentes Generaciones Opinando"


LA SELECTA DE PLAYA Y EL ÍNDICE DE FELICIDAD MUNDIAL.

Felipe Rivas

el salvador playa

Esta semana inició el mundial de futbol playa y nuevamente la selección nacional eleva el espíritu nacional. La selecta de playa representa la humildad, el orgullo y la inspiración del país.  Empezó con una derrota ante Argentina y a pesar de ello se ha colocado como de las favoritas para la prensa deportiva internacional.

Calificados como Guerreros playeros por su esfuerzo en la cancha y en la vida cotidiana. Ganaron su prestigio a través de una labor constante y se consolidaron en  Ravena, Italia, que fue emblemático por su cuarto lugar y las condiciones económicas y sociales con las cuales participaron. Hay mucho entusiasmo, a pesar de las noticias de amaño en el futbol nacional.

El Salvador crea y recrea historias poco esperadas, sobre todo porque persiste un contexto de violencia y criminalidad, una institucionalidad débil, altos niveles de desempleo y subempleo, entre otros.  De acuerdo a transparencia internacional, el 79 por ciento de salvadoreños considera la corrupción como un gran problema que asecha el país.

Asimismo,  de los 6 millones de habitantes, más del 35 por ciento se encuentra  en condiciones de pobreza y aunque sea poco creíble, el país tiene 150 millonarios en el top de las sociedad, con un patrimonio de 20 mil millones de dólares en efectivo y activos de fácil realización, es decir, no es todo lo que poseen (reporte mundial de los ultra ricos 2013). Paradójicamente, Panamá y Costa Rica tienen los mejores índices de desarrollo humano y menos millonarios, son sociedades con menos brechas en las desigualdades.

En ese mar de contradicciones y dramatismo, la felicidad de los salvadoreños no se ve afectada. La esperanza no se pierde. La ONU ha publicado su mas reciente índice de felicidad mundial. Claro, como indican los reportes internacionales, no se basa en el ingreso económico del país, “ya que la economía muchas veces se relaciona con crimen organizado y otras actividades que deterioran el bienestar colectivo. Los investigadores han consideran que los indicadores de felicidad se encuentran en otros aspectos no relativos a la prosperidad económica como por ejemplo el bienestar emocional de su población”.

Este año el reporte indica que Dinamarca, Noruega, Suiza, Holanda y Suecia se encuentran entre los países más felices.  60 países de 130 han aumentado sus índices de felicidad. Y no lo va creer, El Salvador, mejora, paso a la posición 52.

El reporte postula que la felicidad es deseable por sus efectos colaterales como el aumento en la productividad y esperanza de vida. Seis factores principales explican el índice: el PIB real per cápita , la esperanza de vida sana, tener a alguien con quien contar, percepción de la libertad para tomar decisiones en el plan de vida , sentirse libre de la corrupción y el valor de la generosidad.

También, el índice del planeta feliz de NEF (New Economics Foundation), posiciona a El Salvador entre los once países más felices y casa periodo evaluado mejora su nivel, paso del nivel 6 en 2006 a la quinta posición en 2012.

Este estatus se ve influenciado por la percepción de la ciudadanía con coyunturas positivas como la  que genera la selecta en el mundial de futbol playa. Claro estos reportes no deben invisibilizar los problemas estructurales del país y los esfuerzos que una ciudadanía activa tiene que emprender para abonar a una transformación nacional.

 

Escribe un comentario


uno + = 8